fbpx
Positivo y Negativo Emilio Santamaria

¿Simplificar o complicar?

POSITIVO Y NEGATIVO. Dos Formas de Encarar la Vida
por Emilio Santamaría S.

Si usted pregunta por una marca de automóviles fabricados en Alemania, y le sugieren: “Bayerishe Motoren Werke”. ¿Suena complicado? Y si le indican que es “BMW” ¿le suena más conocido? Los expertos en mercadeo saben de facilitarle al público la retención del nombre de fábrica de su producto, y por eso se usan siglas, y no el nombre completo. Saben que deben simplificar y no complicar. El mismo criterio usó una famosa línea aérea holandesa, la Koninklijke Luchtvaart Maatschappij, un nombre tan largo como impronunciable. Y lógicamente prefieren que usted y yo la recordemos como KLM.

Si observa bien, podrá percatarse de cómo muchos negocios han venido simplificando procedimientos para facilitar a sus clientes adquirir sus productos. Usted puede comprar hamburguesas o pollo desde su propio automóvil, atendido a través de un micrófono y una ventanilla especial. También podrá pedir una pizza desde su celular, y se la llevará un joven rápidamente en su moto.

En inglés, es popular en los negocios el “KISS”. Son las siglas de la recomendación: “Keep It Simple Stupid” (Mantén esto Sencillo, Estúpido”). Aunque lo más diplomático es cambiar la última palabra por “Keep It Simple Sweetheart” (Mantén esto sencillo, querido). Pero es común pensar que complicando nuestro vocabulario luciremos más cultos.

Así se ha puesto de moda “formular una interrogante” en lugar de sencillamente “hacer una pregunta”. También explicar en términos oscuros lo que podría explicarse sencillamente le parece a cierta gente lucir como más intelectual. Sin embargo, ¿recuerda usted el consejo que dio Cristo a la mujer que salvó de ser lapidada? No fue nada complicado, sencillamente sentenció: “Vete, y no peques más”. A Lázaro lo trajo de la muerte con un sencillo: “Levántate y anda”.

Si podemos elegir simplificar, ¿por qué entonces a nivel personal nos complicamos? Hasta comprando cosas que no ocupamos, guardando juguetes que ya nadie usa, conservando ropa que no utilizamos. ¿No tendría sentido ver quién pudiera necesitar esto, y dárselo?

LO NEGATIVO:

Dejarnos arrastrar por la moda de lo complicado.

LO POSITIVO:

Comprender que simplificando viviremos mejor.

Ir al inicio

¿Simplificar o complicar?

Visítenos en las redes sociales: Instagram / Facebook

Gracias por Compartirlo con personas que usted aprecia: