fbpx
Positivo y Negativo Emilio Santamaria

Mi viejo cuaderno de tareas

POSITIVO Y NEGATIVO. Dos Formas de Encarar la Vida:
por Emilio Santamaría S.

Cuando viene el año nuevo, en esa última semana que suele haber entre la Navidad y el cambio de año, invariablemente recuerdo a mi madre y a un viejo cuaderno en el que hacía mis tareas en el primer grado. Tenía mi padre un restaurante en el centro mismo de la ciudad de México, donde nací. Debió ser un buen negocio, pero esclavizaba a mis padres casi por completo, porque tenían que dedicarle muchas horas de trabajo.

Mi hermano mayor y yo asistíamos a la misma escuela. Cuando regresábamos, corríamos para abrazar a mi madre que siempre estaba pendiente de nuestra llegada. Recuerdo que comíamos en una de las mesas del restaurante, y luego en una bodeguita hacíamos “la tarea”, los deberes escolares que invariablemente nos dejaban nuestros maestros.

Esa “tarea” la tenía yo que hacer en un cuaderno que, al paso de los días, y el poco cuidado que yo le había dado, se había deteriorado increíblemente. Estaba enroscado de las esquinas, manchado de huevo y completamente lleno de borrones y tachaduras. ¡Cómo lo recuerdo! Lo tengo tan presente que casi puedo verlo de nuevo. Muchas veces le supliqué a mi madre que me comprara otro. Pero ella se empecinó en que terminara el año con las hojas que todavía quedaban en blanco.

Finalizaron las clases. Y al tiempo, me enteré que comenzaban otra vez. El primer día el profesor me dio una lista con los nuevos útiles. Y yo la llevé a mi madre. Aquella tarde ella salió de compras. Jamás podré olvidar la emoción al recibir esos libros y cuadernillos. Revisé uno por uno, pero no encontré el “Cuaderno de Tareas”, temí que se me pidiera usar el viejo. Pero no, mi madre tenía uno nuevo en la mano y me lo entregó diciendo: “a ver si éste si lo cuidas”. Me juré que lo cuidaría, y escribiría todo con “buena letra”.

Cuando viene el año nuevo, en esa última semana que suele haber entre la Navidad y el cambio de año, invariablemente recuerdo a mi madre y a ese viejo “cuaderno de tareas”. Y es que, con la llegada de un nuevo año, en cierta forma, se nos entrega un cuaderno limpio. Lo importante es que sintamos que sí, que tenemos una nueva oportunidad.

LO NEGATIVO: 

No percibir la ocasión que se nos brinda con el año nuevo.

LO POSITIVO:

Jurarnos que escribiremos, solamente, con buena letra en el “Cuaderno 2023”

Ir al inicio

Visítenos en las redes sociales: Instagram / Facebook

Gracias por Compartirlo con personas que usted aprecia:

¿Quiere compartirlo en sus redes sociales?