fbpx
Positivo y Negativo Emilio Santamaria

Encontrar la paja en el ojo ajeno

POSITIVO Y NEGATIVO. Dos Formas de Encarar la Vida
por Emilio Santamaría S.

Cuentan que un panadero compraba la mantequilla que utilizaba en su negocio a un pequeño ganadero de un pueblo cercano. Un buen día, el panadero sospechó que los bloques de mantequilla que le vendía no pesaban la libra completa. Al verificar su peso se dio cuenta de que estaba en lo cierto, había tan solo doce onzas. ¡Ese pícaro me está robando cuatro onzas en cada libra! pensó. Y decidió darle una lección a quién viviendo en el campo, creía que podía engañarlo a él, que vivía en la ciudad. Y lo demandó en el juzgado y pidió su arresto.

Durante el juicio, el juez le preguntó al pequeño ganadero, ¿“Supongo que tiene usted una báscula?”. La respuesta hizo sonreír al panadero. “No, señor juez, no tengo”. El juez lo miró fijamente a los ojos. “¿Entonces, cómo pesa usted la mantequilla que vende?” El pequeño ganadero respondió, “Eso se explica muy fácilmente, señor juez. Uso balanzas y en lugar de pesa, utilizo el pan de una libra que le compro al panadero”.

¿Conoce usted gente que encuentra los fallos en los demás con una gran facilidad? Deberíamos recordar la sentencia de Jesús cuando pidió que aquel que estuviera libre de culpa, lanzara la primera piedra. ¿Recuerda lo que pasó? ¡Se fueron todos! Pero minutos antes estaban dispuestos a matar a pedradas a alguien a que consideraban pecadora.

Y es que eso de encontrar la paja en el ojo ajeno cuenta con una gran cantidad de adeptos. Es más fácil ver los defectos en los demás, pasando por alto los nuestros. Recuerdo un matrimonio que reprochaba la forma en que unos amigos suyos manejaban el enojo del hijo menor, pasando por alto las rabietas incontrolables de sus dos vástagos.

Tengo presente a mi amigo Ricardo Pino (QDDG), que inició los Programas Dale Carnegie en Panamá, cuando nos hacía notar que si usted señala con su dedo índice en forma acusadora a alguien, los otros tres dedos lo están señalando a usted, indicándole ¿acaso tú eres perfecto? Y el pulgar quedará hacia arriba, como enseñándonos que ni Dios nos juzgará hasta el fin de los tiempos, ¿por qué hemos de hacerlo ahora usted o yo?

¿No tendría más sentido buscar áreas en nosotros mismos que requieran desarrollo y mejora? Así estaremos construyendo, en lugar de destruir.

LO NEGATIVO:

Empeñarnos en ver la paja en el ojo ajeno.

LO POSITIVO:

Buscar y encontrar áreas de mejora en nosotros mismos.

Ir al inicio

Encontrar la paja en el ojo ajeno

Visítenos en las redes sociales: Instagram / Facebook

Gracias por Compartirlo con personas que usted aprecia: