Positivo y Negativo
Positivo_y_Negativo

Guiarse por los resultados

por Emilio Santamaría S.

20 de Agosto de 2016

 

Corría la primera mitad del siglo XIX, el “hospital de maternidad” más conocido en Europa se encontraba en Viena. Los estudiantes luchaban para ser admitidos porque los profesores de aquel Hospital de Viena eran muy reconocidos y a menudo se les invitaba para que dieran conferencias sobre el tratamiento de la infección puerperal, que atacaba a la mitad de las pacientes. Un gran porcentaje fallecía y las que se recuperaban quedaban dañadas de por vida. Dado el porcentaje en aquella maternidad que sufría la fiebre puerperal, los médicos habían desarrollado un tratamiento que se basaba en obligar a los humores malignos a salir del cuerpo de la paciente. Para ello extraían ciertas cantidades de sangre, cuidadosamente medidas y a algunas mujeres se las envolvía con toallas muy calientes para atacar la enfermedad. Pero en 1844 llegó un nuevo administrador al hospital. Un húngaro llamado Ignaz Phipipp Semmelweis. Observó la situación. En el área norte del hospital se preparaban parteras para atender el área rural y ahí el porcentaje de la enfermedad era mínimo. Lo atribuyó a que esas mujeres no iban a la sala de autopsias y se preocupaban más por la higiene que los doctores. Pensó que de alguna manera los médicos y los estudiantes trasmitían la enfermedad, ya que éstos solo se limpiaban las manos en sus batas al salir de la sala de autopsias. Pese a que cuestionaban que no era de su incumbencia, y le recomendaban se dedicara solamente a administrar, Semmelweis insistió en que todo el personal debería lavarse las manos en una solución clorada antes de acercarse a las pacientes. En el primer mes la infección desapareció y los fallecimientos disminuyeron de 18.7% a menos del 1%. ¿Por qué aquellos reconocidos doctores se empeñaron solamente en buscar tratamientos para aquella terrible enfermedad? ¿Por qué no se concentraron en eliminar las causas que la provocaban? ¿Por qué se negaban en un principio a seguir las normas que venían del administrador? Hace ya muchos años se me dio un criterio a seguir: “Prueba de buena fe toda idea que pienses que puede dar resultado. Sigue haciendo lo que sí da resultado. Deja de hacer lo que no da resultado”.

Lo Negativo

Juzgar una idea solamente por quién la dio.

Lo Positivo

Probarla de buena fe, y guiarse por los resultados.

Envie un mensaje a Emilio Santamaria:

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Mensaje

Opciones:

Lo quiere recibir en su email?

Recíbalo en su email

Quiere que otras personas que usted aprecia reciban esta información?

Gente que aprecio

El Libro

“Lo Mejor de Positivo y Negativo” lo puede obtener en nuestras oficinas Dale Carnegie:

Positivo

Tegucigalpa, Honduras:
Tel: (504) 2220 – 6450

San Pedro Sula, Honduras:
Tel: (504) 2553 – 6282

San José, Costa Rica:
Tel: (506) 2273 – 1392