Positivo y Negativo
Positivo_y_Negativo

 

Las barreras mentales de Lucía

por Emilio Santamaría S.

14 de Octubre de 2017

Lucía tuvo una infancia feliz. Menudita y delgada, todos la mimaban con exceso. Pero eso no afectó su carácter simpático y agradable. Pasando los años, se convirtió en una señorita sumamente atractiva. Pero también aceptó las ideas de sus padres, dadas de buena fe, desde luego. Pero que marcaban limitaciones mentales para ella. “No toleraba” el agua fría, ni siquiera para lavarse las manos. Ni podía comer con otro tenedor que el pequeñito que le regalara el padrino. De pronto vino la gran lección en su vida. Un programa de intercambio estudiantil en Dallas, Texas. Sus padres aceptaron al verla tan entusiasmada. El avión partió y el mundo mimado de Lucia se quedó en tierra. Convivió por unos meses, con una familia norteamericana. Los Hause eran una familia estupenda, padre, madre y dos hijas, gente afable y buena. Pero no creían en cortesías excesivas. Por ejemplo, cuando la recogieron en el aeropuerto, Lucía cargó sus valijas y las acomodó en el auto. Jimmy Hause tenía una avioneta Cessna 180. Theresa estaba aprendiendo a pilotearla. Y Lucía se sorprendía de lo que aquella muchacha de su edad “podía hacer”. Pero su gran lección llegó con el primer vuelo en la Cessna. Estaba muy ansiosa de subir y quería hacerlo antes de que sus padres se enteraran y se lo prohibieran. Llegó el día y justo antes de subir, el Sr. Hause le preguntó si se mareaba. Por supuesto contestó que sí. Entonces le colocó en las manos dos cápsulas grandes y un vaso de agua. ¡Dos cápsulas grandes! ¿Ella que “no podía” tomar ni una aspirina sin disolverla? Quedó petrificada. Pero Theresa la urgió ¡tómatelas rápido! Lucía tomó una rápida decisión. Se echó las dos cápsulas a la boca ¡juntas!, y con un sorbo grande de agua las tragó sin dificultad. Cuando unos momentos más tarde la avioneta despegó, a medida que se elevaba, también la autoestima de Lucía se elevaba. Se sentía feliz, liberada de los absurdos “no puedo”. De regreso a su hogar temporal tomó la leche sin azúcar, se lavó las manos solamente con agua fría, y comió con tenedores grandes. Decidió no ser nunca más esclava de los “no puedes” que empañaron su vida.

Lo Negativo

Creer a los que de buena o mala fe nos imponen limitaciones.

Lo Positivo

Eliminar las “barreras mentales” que impiden desarrollar nuestro verdadero potencial.

Envie un mensaje a Emilio Santamaria:

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Mensaje

 

Opciones para recibir este artículo:

Quiere recibir estos artículos en su email?

Recíbalo en su email

Quiere que otras personas que usted aprecia reciban esta información?

Gente que aprecio

El Libro

“Lo Mejor de Positivo y Negativo” lo puede obtener en nuestras oficinas Dale Carnegie:

Positivo

Tegucigalpa, Honduras:
Tel: (504) 2220 – 6450

San Pedro Sula, Honduras:
Tel: (504) 2553 – 6282

San José, Costa Rica:
Tel: (506) 2273 – 1392